« Volver al listado

Gastritis en perros

Descubre cómo afecta esta enfermedad a un perro y cómo puede ser tratada.




La gastritis es una de las afecciones gastrointestinales más frecuentes en los canes, consiste en la inflamación de la mucosa gástrica y puede ser aguda (repentina y de corta duración) o crónica (de desarrollo lento y persistente). En cualquiera de los casos, esta enfermedad no suele ser fatal para los perros cuando se sigue el tratamiento adecuado.

Los síntomas principales de gastritis en perros comprenden los vómitos y el dolor abdominal, pero también pueden aparecer otros signos de la enfermedad. Los síntomas comunes de esta enfermedad en caninos son:

  • Vómitos severos y persistentes en la gastritis crónica. Pueden tener bilis (color amarillo), sangre fresca (rojo a color oscuro) o sangre digerida (se presentan granos oscuros como semillas de café).
  • Vómitos repentinos y frecuentes en la gastritis aguda. También pueden tener bilis, sangre fresca o sangre digerida.
  • Dolor abdominal que puede ir desde ligero hasta intenso.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Diarrea.
  • Deshidratación.

Causa: La gastritis aguda casi siempre está asociada con la ingesta de sustancias dañinas para el perro. Puede ocurrir porque el perro come alimentos en estado de descomposición, ingiere sustancias tóxicas (venenos, medicamentos para humanos, etc.), se da un atracón (común en las fiestas), come heces de otros animales o come sustancias no digeribles (plásticos, telas, juguetes, etc.). También sucede por parásitos internos, infección bacteriana o viral, o por enfermedades de otros órganos como los riñones y el hígado.

De no tratarse adecuadamente, la forma aguda de la enfermedad puede evolucionar en gastritis crónica. Esta última es causada por el daño a largo plazo de la mucosa gástrica y la flora bacteriana del tracto digestivo.

Tratamiento para la gastritis canina: el proceso empieza por quitarle la comida al perro durante un plazo de tiempo determinado, que puede ir de las 12 a las 48 horas. En algunos casos el veterinario puede recomendar, también, limitar la cantidad de agua sin quitarla por completo. Además, el médico veterinario recomendará una dieta adecuada que normalmente tiene que darse en raciones pequeñas y frecuentes, hasta que se haya curado la gastritis.

Cuando sea necesario, el veterinario recetará antibióticos, corticosteroides, antieméticos (para evitar los vómitos) u otros medicamentos que considere oportunos para cada caso. Si la gastritis es causada por un objeto extraño en el estómago, la única solución suele ser la cirugía.
 


« Volver al listado



CONTÁCTANOS

Déjanos tus datos y nos contactaremos contigo a la brevedad posible para ampliarte la información que requieras.




© AMIKO APP una idea de ETAIROS BUSINESS SOLUTIONS.
Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Desarrollado por: